Este blog, quiere aportar un intento de transmisión de qué sostiene un saber-hacer, con lo que a cada quien le provoca sufrir o buscar.Tomando como referencias los ámbitos del psicoanálisis, el pensamiento contemporáneo y los abordajes corporales.

jueves

Eventos

Julio 2019

Seminario: "¿Qué dice la Clínica Psicomotriz sobre los Cuerpos Biopolíticos?".

Seminario dictado en la Universidad Tres de Febrero (BBAA, Arg.) el pasado 1 julio 2019. Donde, a partir del acotamiento que del cuerpo toma el paradigma psicoanalítico, pasando por la concepción Biopolítica de los cuerpos hablantes junto con la noción de cuerpos CRIP aplicada a las discapacidades, trato de señalar las patologías contemporáneas del cuerpo. Para concluir con el abordaje que propone la Práctica Psicomotriz en sus dimensiones éticas y clínicas. 

A la UNTREF, a la dirección de carrera (Leticia Gonzalez), claustro de profesores (Alejandra Papandrea) y asistentes, con todo mi reconocimiento.








Descargar la ponencia.

sábado

Artículos

Uno por Uno: el colmo del neoliberalismo (ontología del sujeto numeral). Julio 2018

En esta reflexión escrita que traigo a colación me gustaría enunciar algunos planteamientos, que surgen de ciertos indicadores. De allí se desprenderá que según el real que se ponga en juego así advendrá según que sujeto.¿Qué sucedería si el psicoanálisis no dejara de ser un accidente, un síntoma más del malestar de la Civilización en su operación de olvido del Ser?. ¿Y si el concepto mismo de sujeto no fuera más que ese producto cristalizado en un tramo epocal, efecto de lo que se vino en llamar, según Ricoeur, la “Filosofía de la Sospecha”? Sabemos que hay un cuerpo de la Historia y una historia del Cuerpo. La misma fenomenología no solo clínica sino la perceptiva y existencial,tampoco podría darse por asegurada, dado que la experiencia de la vivencia misma del cuerpo, y sus correlatos psicopatológicos, ha ido variando a lo largo de la historia acontecida.

Ver artículo.
En: BLOG ZADIG-ESPAÑA

jueves

Otros escritos

Publicación del libro "Psicoanálisis para psicomotricistas"

Este texto quisiera ser tanto un manual que presente las bases de cada una de estas especialidades como mostrar los caminos que comparten. Es decir, plantear tanto a los psicomotricistas que inician su recorrido como a los ya formados, de forma asequible, amena y sobre todo útil, aquellos conceptos fundamentales del psicoanálisis que les permitan guiarse a la hora de abordar desde los textos teóricos a la práctica que sustenta nuestro saber-hacer con el juego, la palabra y el movimiento.

En la primera parte, expondremos a modo de narración, el proceso, la articulación de la construcción de un cuerpo y su motricidad desde la perspectiva psicoanalítica. Ello dará paso a la segunda parte donde desarrollaremos algunos conceptos de uso común a modo de glosario terminológico, en la práctica psicomotriz por parte del psicoanálisis. De manera que precisando al inicio el contenido de cada término podamos luego ajustar el sentido teórico y operativo que se le da en psicomotricidad. A lo largo del tercer apartado comentaremos algunos términos que hemos nombrado como operativos, esto es, que nos permiten intervenir sobre la estructura y sintomática corporal de cada sujeto, a nivel educativo como clínico. Y en el último apartado, haremos un esbozo de la clínica psicomotriz, esto es, de los cuerpos sufrientes desde el psicoanálisis aplicado a la psicomotricidad.

Recordemos, sin embargo, que no existe una psicomotricidad psicoanalítica como tal, de hecho esa no ha sido nuestra intención, sino la de exponer una serie de conceptos psicoanalíticos aplicados a la psicomotricidad a fin de dotarla de una mayor autonomía, rigor y apertura clínica.






lunes

Presentación del Blog

A nadie le gusta sufrir.
Malestares hay muchos: los hay grandes, pequeños, cortos, largos, cotidianos o patológicos, intensos o livianos.
Incluso el peor: sufrir porque se sufre. A cada sujeto -pudiéramos decir- su sufrimiento.
Con esto, se pueden hacer algunas cosas.
Una. No hacer nada. Es la ética de la resignación. Nada puede hacerse porque nada vele la pena.
Segunda. Buscar la culpas en el afuera. En la neuroquímica, en la sociedad, la educación, el destino o en la genética. Estos argumentos, alivian pero no curan. Más bien, cronifican la dolencia.
Tercera posibilidad. Si el malestar está en uno, en cada quién estará su respuesta, aunque no la conozca. A esto le llamamos el inconsciente.
Atreverse a vivir la experiencia del inconsciente, consiste en hacerse cargo de las preguntas sobre las propias decisiones que desde alguien fueron tomadas. Darse-cuenta de lo que uno no sabía, no promete, desde luego, ni la felicidad, ni la plenitud, ni la adaptación, ni siquiera el triunfo.
Pero, al menos, podrá inventar las condiciones para vivir una vida de manera algo más satisfactoria, digna, decidida y serena.
Una vida orientada por el deseo.